Presentación

Nacemos humanos; más tarde, la socialización nos hace personas, pero la educación definirá de qué tipo. En estos tres procesos (nacimiento, socialización y educación) la familia es el agente esencial. Por esto, encontrar una escuela cuyo proyecto más se asemeje al familiar, se convierte en algo importante. Queremos dejar claro que un buen proyecto educativo no es perfecto, como tampoco existe un colegio perfecto. Y es que la perfección sólo existe como meta que nunca se alcanza.

Por ello, el colegio Santa María la Real de los Hermanos Maristas es en esencia caminante y cambiante. Sabemos hacia dónde vamos y el tipo de persona que ayudamos a definir, pero no somos perfectos ni mucho menos. No obstante, sí que somos reflexivos para adelantarnos, para prever y para controlar los cambios. Planificamos, actuamos, evaluamos y proponemos mejoras: El diálogo hace reflexionar, la duda hace avanzar, la crítica hace crecer y la renovación y el cambio engendran virtud.

La sociedad necesita de una escuela con un proyecto educativo vivo en el que se impliquen todos los que lo conforman y que trate de dar respuesta a las necesidades presentes y futuras de su alumnado a través de una propuesta integradora e inclusiva. Os presentamos un colegio con capacidad de aprender, un lugar de aprendizaje para todos. Santa María la Real es un lugar de vida y de evangelización, en el que vuestros hijos progresivamente aprenderán a armonizar fe, cultura y vida: cristianos del siglo XXI.

 

Alberto Burguete Huarte
Director del colegio Santa María la Real