Pastoral familiar

 

Familia y escuela estamos llamadas, necesariamente, a caminar unidas para alcanzar el objetivo común de la educación integral de los niños y jóvenes. Ambas deseamos favorecer el adecuado y completo desarrollo del niño, del adolescente o del joven. Para los padres y madres se trata de su hijo; para el maestro o el profesor se trata de su alumno. Juntos de la mano alcanzamos más logros que por separado.


Familia y escuela compartimos un mismo objetivo: educar a los alumnos acompañándoles en su crecimiento físico, emocional, personal, social, intelectual y también en las dimensiones ética y transcendente. Esta responsabilidad nos une en la tarea de formar “buenos cristianos y honrados ciudadanos”, siendo capaces de ser sensibles a las necesidades sociales y de renovar la sociedad para conseguir que sea más justa y humana.


La Pastoral familiar pretende animar, promover, sistematizar y crear cauces de participación y encuentro entre las familias y el colegio, tanto en el plano personal como grupal, tanto en el aspecto educativo como en el del crecimiento personal y cristiano.

Una de las acciones que lidera el equipo de Pastoral Familiar que más visibilidad y participación está encontrando entre la comunidad educativa es el Programa Familia Escuela Acción Compartida (FEAC).


Este Programa, puesto en marcha en el curso 2013/14, es un foro de encuentro para padres y profesores que contribuye positivamente a la educación de los niños y jóvenes. En un ambiente distendido, familiar y dinámico, las familias y los centros dialogan, contrastan y comparten experiencias e información sobre temas actuales relacionados con la educación de los hijos.


En la práctica supone un encuentro mensual, fuera del horario escolar, con guardería y café de acogida, de octubre a mayo, en el que las familias, agrupadas por etapas y niveles similares, crean grupos de trabajo conducidos por educadores del centro. Cada encuentro se articula en torno a unos materiales de reflexión que son proporcionados por Kristau Eskola y presentados por el conductor. Más que un experto que afirma, es un acompañante que anima y pregunta para conseguir la máxima participación situando en el centro de la reunión el problema que se analiza.


El casi centenar de personas que están participando en el programa FEAC mejoran el conocimiento muto de la realidad familiar y escolar, comprenden y resuelven problemas educativos de su vida familiar y manifiestan un alto grado de satisfacción que animan la continuidad del programa año a año.